Apartamentos con servicios vs. hogar para mayores: ¿Cuáles son las diferencias?

Miércoles, 8 de Abril de 2020

Algunas veces se suelen confundir determinados conceptos, y se piensa que ciertas cosas son lo mismo, pero con diferente nombre. Esto es lo que ocurre hasta cierto grado con los apartamentos con servicios y los hogares para mayores, que en ocasiones se confunden pero que en realidad son más las diferencias que los puntos en común.

 

Por eso, hoy queremos hacer una comparación entre estos dos tipos de opciones de vivienda, para que puedas despejar todas tus dudas y tomes una decisión acertada si piensas que es el momento de plantearse una mudanza.

 

Comidas

 

Comencemos con las diferencias que existen entre el servicio de comidas que tiene un hogar para mayores y un edificio de apartamentos con servicios, ya que es un aspecto bastante destacado.

 

Como norma general, a la hora de comer en un hogar para mayores no existe la opción de poder escoger entre diferentes platos, sino que se elabora el mismo menú para todos los residentes, con la excepción de aquellos que por cuestiones de salud tienen algún tipo de necesidad especial, como intolerancias a determinados alimentos. En los casos en los que sí se hace más de una comida, las opciones son bastante limitadas.

 

En cambio, en los apartamentos con servicios hay un servicio de comidas mucho más variado, que cuenta con diferentes menús para escoger. Opciones elaboradas por un chef profesional que se encarga de cambiar los platos todos los días, lo que hace que el comedor sea un restaurante con elaboraciones para todos los gustos. Además, los ingredientes que se utilizan son de primera calidad y los platos no son congelados ni se recalientan. En muchos hogares para mayores esa es la tónica general, por lo que la calidad es bastante menor.

 

Otro factor destacado es la posibilidad de cocinar en el apartamento, algo que no es posible en un hogar para mayores, mientras que en nuestros apartamentos con servicios en Barcelona es lo habitual. Todas las viviendas cuentan con su propia cocina, para que, si te apetece, elabores tus propios platos, sin tener que recurrir a la opción de restaurante.

 

pareja-cocinando

 

Vivienda vs. habitación

 

Otro aspecto muy distinto entre las viviendas tuteladas y un hogar para mayores es el tipo de alojamiento que ofrece cada modalidad. En el caso de los apartamentos con servicios hablamos de tener tu propio piso completo, con todo lo que esto supone en cuanto a dependencias y funcionalidad.

 

Los apartamentos con servicios no se diferencian en nada de una vivienda tradicional en cuanto a habitabilidad. Tienes tu zona de estar, cocina, habitaciones y cuarto de baño, por no hablar de los armarios y otros muebles donde tener guardadas tus cosas. Lo mismo que en un edificio de apartamentos normal, con la ventaja de disponer de servicios que te hacen la vida mucho más cómoda.

 

En un hogar para mayores las cosas son bastante distintas, ya que en realidad se trata de un edificio en el que hay habitaciones, parecido a lo que se ve en un hospital. El espacio es mucho más reducido, como es evidente, y no siempre puedes tener todo lo que te gustaría debido a ello.

 

Lo normal es disponer de un armario para guardar tus cosas, y una mesilla. Es verdad que, si te sabes adaptar y no tienes muchas pertenencias, puedes apañarte, pero a veces habrá que renunciar a algo, bien tirándolo, guardándolo en un trastero o dejando que algún familiar lo tenga en su casa y lo traiga cuando lo quieras usar.

 

Horarios

 

En un hogar para mayores, hay unos determinados horarios para hacer las cosas. Como no puedes preparar comidas en la habitación, tienes que ajustarte a la hora de servicio para desayunar, comer y cenar, lo que no siempre se ajusta a tus costumbres y puede ser algo incómodo. En los apartamentos con servicios esto no ocurre, ya que si no te apetece bajar al restaurante puedes hacerte la comida y disfrutarla cuando quieras.

 

También hay diferencias notables en cuanto a salir del edificio o recibir visitas. En un hogar para mayores los horarios están muy delimitados, y no se permite entrar o salir a partir de cierta hora, ni que venga alguien a visitarte cuando le apetezca, o quedarse más allá de la hora marcada.

 

En las viviendas tuteladas las cosas son muy diferentes. Puedes entrar y salir cuando te apetezca, sin importar la hora que sea. Si quieres dar un paseo o ir de compras, nadie te dirá que no puedes hacerlo o te impondrá una hora límite a la que llegar a casa. En cuanto a recibir visitas, es igual que en cualquier otro edificio de viviendas particulares, con la única diferencia de que en la recepción hay personal encargado de controlar quién viene y avisarte en caso de que no los esperes. Se podrán quedar todo el tiempo que quieran e incluso puedes llevarlos a comer al restaurante del edificio avisando con antelación para que reserven mesa.

 

En nuestros apartamentos con servicios en Barcelona no tienes que dar explicaciones acerca de dónde vas o cuándo vas a volver. Estás en tu casa, y eso significa que tú eres quien pone tu horario. No tienes por qué alterar tu ritmo de vida por el hecho de haberte mudado a un sitio en el que recibir la atención que necesitas.

 

 

Ubicación

 

Como norma general, los hogares para mayores se encuentran en una zona algo alejada de los núcleos urbanos. Esto influye bastante en cuanto a movilidad también, porque si quieres salir a ver tiendas o a pasear, no siempre es posible, aunque se disponga de libertad para abandonar el edificio. Puede que tengas que recurrir al transporte público o hacer que alguien te lleve a alguna parte.

 

Las viviendas tuteladas están en las mejores zonas de la ciudad, rodeadas de todo tipo de servicios, tiendas kioscos y demás. Esto hace que nada más salir por la puerta lo tengas todo a mano, que no dependas de que nadie te tenga que llevar a ninguna parte ni verte en la obligación de coger un autobús o un taxi.

 

La ubicación de los apartamentos con servicios no solo es ventajosa para quienes viven en ellos, sino también para las personas que se acercan a visitarlas, o los repartidores que tienen que llevar alguna cosa allí. Esta es una de las razones por las que seleccionamos con mucho cuidado el lugar en el que situarlos, haciéndolos mucho más accesibles para todos.

 

Privacidad

 

Una de las cosas que más echan en falta quienes viven en un hogar de mayores es su privacidad, ya que como norma general tienen que compartir la habitación con otra persona. Y salvo que se trate de su cónyuge o un familiar directo, esa otra persona será alguien desconocido por lo menos al principio.

 

Compartir un espacio tan privado como es una habitación o un cuarto de baño no es fácil por razones evidentes. Además, los armarios se suelen cerrar con un candado con el fin de mantener las pertenencias alejadas de los demás.

 

Esta falta de privacidad también puede acompañar a una falta de afinidad con el compañero/a de habitación, porque al no poder elegir con quién se comparte la vida, pueden darse situaciones un tanto complicadas.

 

En los apartamentos con servicios la privacidad está garantizada, ya que estás viviendo en tu casa y puedes decidir si quieres compartirla con alguien o si prefieres la soledad. También puedes elegir con quién compartir las dependencias, y como cada cual dispone de su propia habitación, tus pertenencias están dónde y cómo quieres que estén, sin tener que esconderlas.

 

Este es uno de los aspectos que más destacan a la hora de valorar las diferencias entre los apartamentos con servicios y un hogar para mayores. Y es que la privacidad es algo que garantiza un alto grado de dignidad, que al fin y al cabo es lo que todos queremos.

 

Servicios

 

A la hora de evaluar los servicios que tiene un edificio de viviendas tuteladas, no hay comparación con un hogar de mayores. Un apartamento en el que tienes seguridad las 24 horas, enfermería, restauración, limpieza y mantenimiento es algo que eleva este tipo de alojamientos al más alto nivel. Sobre todo, para aquellas personas que pueden valerse por sí mismas y solo quieren disfrutar de aquello que les hace la vida más cómoda.

 

Libertad: la gran diferencia

 

Con esta comparación no queremos decir que un hogar para mayores sea un sitio donde no se pueda vivir. Hay situaciones que pueden requerir que sea allí donde viva alguna persona. Sin embargo, los apartamentos con servicios ofrecen algo que no proporciona ningún otro alojamiento similar: absoluta libertad y privacidad.

 

No tienes que resignarte a compartir el baño o tu espacio vital con otra persona, ni ajustarte a unos horarios marcados por otros en cuanto a salir y entrar, recibir visitas o incluso comer. Tú eres quien tiene el control de todo lo que hay en tu casa, y nadie se mete en ello.

 

Si estás pensando que es el momento de cambiar para mejorar tu calidad de vida, en las viviendas tuteladas lo harás de la mejor manera posible.

 

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Últimas entradas
Imagen de seguimiento