Tu casa tutelada, mejor con amigos

Miércoles, 10 de Enero de 2018

 

Los pisos tutelados se distinguen de otras alternativas de vivienda para las personas mayores, precisamente, en que no han sido diseñados pensando en una actitud pasiva de sus usuarios. Queremos que estén muy bien atendidos, pero también consideramos que estos apartamentos para mayores suponen unas nuevas oportunidades para disfrutar de la vida social. 

 

 

Por lo tanto, en este texto vamos a explicarte las razones por las que pensamos que una persona mayor va a disfrutar mucho más de su piso tutelado si mantiene unas relaciones sociales abiertas y constantes. 

 

 

A continuación, repasamos las ventajas que vivir en apartamentos y disfrutar de la presencia de los amigos pueden deparar a nuestros mayores. 

 

 

  

 

¿Cuándo optar por un piso tutelado?

 

En primer lugar, hemos de señalar que un piso tutelado es una alternativa de vivienda que se suele plantear cuando las personas llegan a unas edades en las que requieren determinados cuidados asociados al envejecimiento.  Como sus familiares no podemos (por cuestiones, sobre todo, de conciliación laboral) estar siempre pendientes de las atenciones que necesiten, podemos dar por hecho que estos apartamentos serán los lugares ideales para que puedan disfrutar de la asistencia oportuna. 

 

 

 

piso tutelado

 

 

 

Estos pisos cuentan con servicios contiguos relacionados con las atenciones médicas, nutritivas y de seguridad que necesitan, de manera que no tendrás que preocuparte por su salud física. Pero, más allá de estos medios, hay otro factor que tiene que servir para optimizar los beneficios de los pisos tutelados para mayores. Se trata del establecimiento de un marco de relaciones, lo que, sin duda, incrementará el bienestar de los ocupantes de estos apartamentos. 

 

 

En las siguientes líneas, te contamos por qué tener una vida social rica va a ser clave en el proyecto de vida de los residentes en estos pisos. 

 

 

 

 

Los problemas de la soledad aumentan con la edad

  

 

Muchas personas mayores se encuentran en riesgo de caer en situaciones de soledad. Como imaginarás, se trata de unos contextos que no resultan deseables, por lo que, como personas interesadas en su bienestar, tenemos que anticiparnos a ellos y ponerles solución. Una de estas soluciones, como antes hemos comentado, es la de integrar a los mayores en el ambiente de los apartamentos tutelados, donde conviven personas que siempre van a estar al tanto de lo que hacen. 

 

 

Pero no se trata solo de que estas personas tengan todas sus necesidades físicas, nutricionales, higiénicas y de limpieza y médicas cubiertas. Hay una necesidad psíquica, la de estar acompañados, en la que también hemos de reparar. Y está claro que esta es más difícil de cubrir cuando las personas tienen una edad avanzada. Entre otras cosas, debido a que, por el inexorable paso del tiempo, han visto desaparecer de sus vidas a muchos seres queridos.

 

 

amistad pisos tutelados

 

 

 

Es habitual empezar a quedarse sin referentes cercanos a estas edades, pero, por eso mismo, es preciso estar atentos a cómo se afrontan estos desagradables cambios. Sobre todo, si las pérdidas que se han producido son muy cercanas, como en los casos de viudedad. Sin duda, estos nuevos contextos familiares pueden afectar seriamente a la salud mental de las personas mayores, ya que suponen unos trastornos considerables en sus vidas.

 

 

Quienes han pasado por esto dejan de hacer muchas cosas que anteriormente habían marcado su día a día y no todos lo viven de la misma manera o lo superan. Por consiguiente, es necesario que quienes hayan experimentado este trance sean capaces de buscar nuevos estímulos e ilusiones. Y algunos de los más importantes serán los asociados a las relaciones con otras personas. En este sentido, hay que mantener y recuperar amistades; pero, si es preciso, también se puede optar por conocer nuevas.

 

 

Por eso, estar suficiente y convenientemente acompañado va a ser una de las claves para disfrutar en buenas condiciones de los apartamentos para mayores.

 

 

   

Un entorno en el que los mayores se sientan como en casa

 

No se trata solo, como antes te hemos comentado, de que los mayores tengan acceso en sus edificios a todos los servicios que requieren para llevar una vida digna y con las mejores condiciones de higiene. Es también de suma importancia que nuestros mayores no noten cambios drásticos respecto al modelo de vida en el que siempre habían sido felices.

 

 

 

pisos tutelados

 

  

 

Por lo tanto, es básico que las personas de avanzada edad no rompan con su entorno tradicional, que es el que les daba seguridad. En este aspecto, te recordamos que los pisos tutelados se encuentran en zonas caracterizadas por su dinamismo. No queremos que nuestros mayores vivan en lugares aislados, donde nos cueste ir a visitarlos y a ellos también les cueste devolver esas visitas. Pero no se trata solo de la distancia entre nuestros domicilios. Resulta muy relevante que no existan grandes distancias, las cuales podrían desincentivarles, entre sus casas y los sitios que más interés tienen para ellos.

 

 

Nos referimos no solo a los servicios, como los supermercados y las farmacias; sino también, en este caso, a los lugares de reunión que antes frecuentaban y otros nuevos. Por lo tanto, los apartamentos para mayores destacan por estar bien situados, lo que significa que no están lejos de los centros de las ciudades y cuentan con buenas comunicaciones.

 

 

Esto permite a las personas mayores llegar con facilidad a sus reuniones con amigos y familiares y hacer marcha todos los días por los alrededores de sus edificios. En unas áreas donde no faltarán las zonas ajardinadas y los lugares para charlar y pasear entre amigos.

 

 

 

El envejecimiento activo como el plan más atractivo para nuestros mayores

 

 

La elección de un piso tutelado en un entorno caracterizado por el dinamismo de su población se ha de complementar con una actitud positiva por parte de la persona mayor. Resulta obvio, por otro lado, que en este ambiente idóneo tendrán los mayores más oportunidades para realizarse. No ha de sonar extraña esta palabra, dado que a estas edades todavía hay tiempo para cumplir muchos sueños. 

 

 

Así que contar con un marco de relaciones amplio y dinámico va a servir para afrontar la etapa de madurez con las mayores ilusiones. Es evidente que a estas edades empieza a fallar el físico, pero es un proceso natural y que no ha de afrontarse con resignación. Al contrario, mantener un ritmo de actividades fluido contribuye a sentirse bien con uno mismo. En este sentido, pese a los achaques de la edad, no resulta tan complicado mantenerse en un estado de forma más que presentable.

 

 

 

pisos tutelados

 

 

 

Y a seguir este ritmo de vida tan saludable también ayudará contar con compañeros cerca que nos hagan más llevaderas, por ejemplo, las actividades deportivas que se consideren oportunas. Su intensidad ya será una decisión a convenir entre los amigos. Por otra parte, salir con estas personas también mejora grandemente la autoestima y, entre otros beneficios, contribuye a mantener una higiene en perfecto estado de revista. 

 

 

Tengamos en cuenta que mantener este círculo de amistades es clave para nuestros mayores, puesto que la interpretación de las relaciones con los amigos es diferente que la que hacen acerca de los familiares. En estos últimos observan la existencia de vínculos que se conservan por "obligación", mientras que consideran que los amigos tienen un mayor componente de elección. Esto hace que asocien las relaciones con sus amistades con sentimientos más positivos o ilusionantes que en los casos de los parientes. Y es que en una visita de los amigos o cita con ellos observarán una mayor espontaneidad que en estos mismos actos con los familiares. Esto, sin duda, también les hace sentirse queridos, aunque de una manera distinta a como experimentan estas sensaciones con sus parientes. 

 

 

 

pisos tutelados

 

 

 

Mantenerse unido a otras personas (recordemos que el hombre es un ser social y tiene la necesidad de relacionarse con otros para realizarse) y llevar un ritmo de vida saludable son, por lo tanto, las bases del envejecimiento activo. Y no se trata de un objetivo inalcanzable, sino de la adaptación natural de las personas mayores a las condiciones propias de la edad que están atravesando. Ni más ni menos. 

 

 

Dicho así parece muy sencillo, pero nos encontramos en unas etapas en las que el estado físico y mental de la persona puede empeorar, por lo que vale la pena que estemos atentos a esos síntomas. A veces nuestros mayores no tienen la capacidad de solicitarnos la ayuda que necesitan, de manera que somos nosotros los que tenemos que prestar una mayor atención a sus circunstancias. Sobre todo, si han tenido que pasar por trances complicados o traumáticos, como la muerte de su pareja o un accidente que no les permite llevar la vida de la que disfrutaban antes. 

 

 

Así que, como consejo final relativo a la contribución que podemos hacer para que nuestros mayores puedan gozar de un envejecimiento activo, optar por los apartamentos tutelados va a ser una alternativa a tener en cuenta. 

 

 

En estos pisos sus necesidades básicas estarán total y puntualmente cubiertas y, además, podrán sentirse autónomos para realizar las mismas actividades que desarrollaban en los espacios donde ellos recordaban haber sido felices y lo continuarán siendo. 

 

 

 

 

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Últimas entradas
Imagen de seguimiento