Pisos tutelados, lo último en servicios para mayores

Miércoles, 4 de Noviembre de 2015

 

Te sientes joven y activo. Tienes una mente prodigiosa y, sobre todo, ganas de hacer millones de cosas. Disfrutas entrando y saliendo y tu independencia es el tesoro más preciado que posees. Sin embargo, los años no pasan en balde. Comienzas a cobrar conciencia de que, pronto, comenzarán los achaques y quizás una ayuda que te garantice autonomía y calidad de vida sin renunciar a tu autonomía no vendría mal. Deseas molestar lo menos posible a familiares y amigos y envejecer no siendo un estorbo para nadie. Al fin y al cabo, te mereces una jubilación dorada. Te la has ganado tras una larga vida laboral llena de esfuerzo, constancia y éxito. Ahora, los pisos tutelados o apartamentos con servicios para mayores te ofrecen una amplia gama de servicios para cumplir con tus sueños.

 

 

Usted lleva una vida muy prolífica en relaciones sociales y disfruta yendo a la ópera, asistiendo a exposiciones o, simplemente, charlando en una conversación distendida con sus antiguos colegas de profesión. Quiere conservar su independencia intacta tratando de garantizarse una salud de hierro que le permita desarrollar con autonomía la inmensidad de planes que le quedan por cumplir. Sin embargo, observa cómo ni los reflejos de juventud ni la agilidad mental son los mismos que hace unos años. Las características propias del paso del tiempo se están abriendo camino.

 

 

Si aún no conoce las prestaciones de estos apartamentos con servicios, esta es su oportunidad para ello. En las próximas líneas, leerá todo lo que necesita saber antes de decantarse por un piso tutelado donde construir su nuevo hogar y emprender su proyecto vital definitivo.

 

 

 

Pisos tutelados

  

 

 

  

¿Por qué nacen los pisos tutelados?

 

 

Que la población española está envejeciendo es una realidad, hasta el punto que hoy se habla del "envejecimiento del envejecimiento" para referirse a las personas que sobrepasan con creces el umbral de los 80 años de edad. Las Comunidades Autónomas, en virtud del artículo 148.1.20 de la Constitución Española, han desarrollado un nuevo marco legislativo para encontrar una alternativa privada a los clásicos centros para mayores tutelados por las administraciones públicas, con severos apuros para dar respuesta a una demanda creciente de servicios sociosanitarios que garanticen el confort de nuestros mayores.

 

 

En la actualidad, una cuarta parte de la población europea tiene más de sesenta años y, en los próximos veinte, esa cifra se multiplicará por dos. La llegada a la vejez no es una cuestión baladí, teniendo en cuenta que los avances en materia sanitaria están alargando nuestra vida y todos imaginamos pasar por su fase final con todas las prestaciones y atendidos al cien por cien.

 

 

En este sentido, han surgido iniciativas privadas para que los mayores con alto o muy alto poder adquisitivo puedan alquilar o comprar una vivienda en las zonas más exclusivas de sus ciudades, conservando su libertad y nivel de prestaciones.

 

 

 

Conservar nivel prestaciones

  

 

 

 

¿Qué son los pisos tutelados?

 

 

Con la vocación de servir a los mayores para que se sientan protegidos, cuidados y monitorizados, han nacido los pisos tutelados o apartamentos con servicios, que se alzan como una referencia del sector para que los mayores encaren su jubilación con optimismo.

 

 

Los pisos tutelados están equipados con altas dosis de humanidad y con una filosofía clara: sus dueños o inquilinos poseen en todo momento el control de sus vidas. En definitiva, que nadie les diga o vigile sobre sus horarios de entrada y salida; que tampoco reciban pautas y horarios sobre jornadas de visita de familiares y amigos o que tampoco les impongan los clásicos toques de queda que sí se establecen en otros servicios para cuidar personas mayores.

 

 

Los pisos tutelados son, en definitiva, inmuebles a la vanguardia del cuidado de estos mayores que ofrecen una amplia variedad de servicio para facilitar la vida a personas que, aun valiéndose por sí mismas, necesitan vigilancia y cuidados extra. 

 

 

 

  

¿A quiénes van dirigidos?

 

 

Ocurre con frecuencia que estas personas, dispuestas a adquirir un piso tutelado (a través de su compra o alquiler), no desean dar a conocer el hecho de que se están haciendo mayores o que los achaques comienzan a manifestarse en su cuerpo. Ellos, que siempre han gozado de una salud espléndida y que nada se ha interpuesto en sus horizontes, no conciben la idea de tener que depender de nada ni nadie para envejecer de la manera que quieren. Ellos y su propia familia buscan fórmulas que se adecúen a su idiosincrasia y exploran alternativas hasta dar con una que asegure su confort sin tener que desvincularse, necesariamente, de su primordial autonomía.

 

 

 

A quiénes van dirigidos?

 

 

 

Las expectativas, obligaciones y necesidades de las personas mayores no son hoy en día las mismas que las de hace algún tiempo. Por fortuna, el objetivo del progreso y desarrollo social es liberar a los mayores de cargas familiares, aunque, debido a las vicisitudes económicas, no siempre pueda ser así. En cualquier caso, un amplio sector de la población a punto de jubilarse cuenta con los recursos para adquirir uno de estos pisos tutelados donde envejecer de forma cómoda, rodeados de vecinos con sus mismas inquietudes.

 

 

Además de serlo para estas personas ya retiradas, los apartamentos con servicios para mayores están dirigidos a aquellos adultos que son conscientes de que el paso del tiempo puede hacer mella en su salud hasta empeorar su situación física y mental global, tal y como ocurre en un alto porcentaje de los casos.

 

 

 

 

¿Qué tipo de servicios para mayores ofrecen?

 

 

Los pisos tutelados cuentan, como en una comunidad de lujo, con servicio de conserjería, seguridad y vigilancia las 24 horas del día, así como innumerables ‘amenities’ que garantizan la atención extra que se merecen sus huéspedes. Por ejemplo, médicos y enfermería, lavado y planchado de ropa u organización de actividades de ocio son algunas de las ventajas que los mayores tendrán al alcance de su domicilio, sin tener que moverse.

 

 

En primer lugar, un servicio de conserjería 24 horas reduce los riesgos, siempre latentes, de sufrir quebrantos domiciliarios. No hay que olvidar que las personas mayores, debido a la merma de sus facultades físicas, son más proclives a sufrir esta clase de asaltos, algo que les preocupa a ellos y también a sus familiares. Pensar que existe una persona o personas encargadas de velar por su seguridad a cualquier hora del día supone un alivio para todos ellos.

 

 

Si usted es uno de esos mayores que mantienen su salud a rajatabla, enhorabuena. No todas las personas de su generación pueden asegurarlo con tanta contundencia. De hecho, lo más frecuente es que demanden tratamientos para regular las dolencias y descompensaciones propias de su edad: tensión, colesterol, tiroides, dolencias cardiacas… Puede resultar bastante tedioso acudir al centro de salud con regularidad y dejar de hacer actividades mucho más placenteras que visitar al doctor. Por ello, en estos apartamentos con servicios siempre habrá un médico o enfermero facultados para controlar su salud.

 

 

 

Servicio médico

 

 

 

Además, ¿se imagina no tener ni tan siquiera que preocuparse de poner lavadoras y planchar sus blusas o camisas? Los pisos tutelados también cuentan con un servicio de lavandería que incluye planchado, para que pueda disponer de su ropa siempre lista para salir a la calle sin una arruga. Ponga su comodidad en manos profesionales y asegúrese solamente de vivir.

 


Igualmente, puede disfrutar de innumerables actividades de ocio y esparcimiento para mantener su memoria a raya. Juegos, bailes, teatro… Un sinfín de posibilidades para hacer la vida más llevadera.

 

 

Cocinar puede resultar muy placentero… Y muy molesto. Si pertenece a este último grupo de personas a las que no les gusta manejarse entre fogones, los apartamentos con servicios ponen a su disposición un restaurante para liberarle de ello. Esto no significa que usted no tenga que salir a comprar aquello que desayune, coma o cene con regularidad, pero tenga en cuenta que puede liberarse de algunas o todas las comidas cuando a usted se le antoje.

 

 

Y, lo más importante, conozca nuevos vecinos en su misma situación: personas mayores, familias con hijos y nietos, solteros y solteras, viudos y viudas que podrán comprenderle como nadie. En los pisos tutelados tiene una oportunidad única para hacer nuevas relaciones con quienes compartir sus inquietudes y hablar de sus cosas. Museos, óperas, exposiciones… Seguro que su ciudad está plagada de una vibrante oferta cultural esperándoles. ¡Salgan y disfruten de la vida!

 

 

Atrás quedó ya el concepto de que la vejez es la etapa más aburrida de la vida. Hoy las personas mayores que gozan de autonomía pueden desarrollar una ingente variedad de actividades que les reporte satisfacción y alegrías. Los mayores ahora se muestran “jóvenes” y activos y sin cargas laborales, algo que les permite disponer de su tiempo a su antojo. Decantarse por un piso tutelado es, sin lugar a dudas, una opción de calidad a la hora de amenizar y asegurar la vejez de los mayores. Familiares y amigos estarán deseosos de celebrar esta idea con visos de felicidad.

 


Sacar provecho a las grandes oportunidades está únicamente en manos de aquellas personas que saben aprovechar al máximo la vida, en su significado esencial.

 

 

 

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Últimas entradas
Imagen de seguimiento