No cambies tu modo de vivir. Porque los pisos tutelados son la mejor alternativa

Miércoles, 10 de Mayo de 2017

Los pisos tutelados o apartamentos para mayores son, sin duda, una alternativa idónea para las personas que se encuentran en ese periodo de la vida que solemos denominar vejez. 

 

Somos muy conscientes de las complicaciones que, en muchos casos, implica el envejecimiento para quienes lo están experimentando y sus familias: dificultad de movimientos, olvidos, desarraigo, etc. Por eso, estamos sensibilizados con estas cuestiones y sabemos que los pisos tutelados pueden convertirse en una salida más que digna para todos. Se trata de la fórmula más conveniente para seguir sacando jugo a la vida.

 

Por tanto, vamos a repasar las razones por las que consideramos que pueden convertirse en un recurso a tener en cuenta para las personas mayores y sus familias. Toma nota de los beneficios que, ya seas la persona mayor o su familiar, te pueden aportar.

 

 

 

Todos los servicios a disposición de sus ocupantes

 

En primer lugar, vale la pena reseñar que lo que distingue un piso tutelado de una vivienda normal es el acceso a determinados servicios comunitarios, los cuales suponen un evidente privilegio. Un auténtico salto de calidad respecto a una vivienda convencional, ya que, además, nos referimos a servicios de lujo. 

 

Apostar por ellos va a posibilitar que la persona que va a disfrutar del piso tutelado tenga cubiertas, en todo momento, las necesidades de una existencia placentera. Para entendernos, de alto standing, como la que llevaba hasta ese momento. Ella se encontrará de lo más cómoda y sus familiares y amigos estarán más tranquilos, puesto que tendrán claro que no le va a faltar de nada.

 

En este aspecto, nos referimos a algo más que tener cubiertas las necesidades básicas. A vivir bien, ni más ni menos. Y es que hay personas que, cuando llegan a la vejez, ya no tienen la misma frescura que años atrás, por ejemplo, para buscar lugares donde comer o cuidar de su salud. No nos referimos a situaciones de dependencia todavía, sino a que agradecen que determinados servicios estén cerca y sean de la máxima calidad.

 

Lo primero es el bienestar y, en este sentido, los servicios de proximidad que te ofrecen los apartamentos para mayores lo garantizan. A continuación, repasaremos algunos de los más habituales en estas viviendas. 

  

   Bienestar

 

 

 

Conserjería

 

Ten en cuenta que estas fincas contarán con un conserje, que estará al tanto, por su conocimiento discreto de quienes viven en ellas, de las actividades y los horarios más frecuentes de estas personas. Por lo tanto, esta persona (que, en cierto modo, ejercerá como una especie de ángel de la guarda) notará si sucede algo raro con algún vecino concreto. Por ejemplo, sospechará, si hace tiempo que no se cruza con determinada persona, de la existencia de algún problema. Asimismo, puede ocuparse de transmitir ciertos encargos de los familiares y amigos a quien reside en el piso tutelado, lo que también puede servir para llevar a cabo un cierto control de sus actividades. Un control relacionado, en estos casos, con las preocupaciones naturales por su salud, ya que la autonomía de la persona mayor se sobrentiende. Por eso, el piso tutelado es un escenario propicio para que la siga desarrollando.

 

 

 

Asistencia médica

 

Pero no acaban aquí las ventajas asociadas a los servicios propios de los apartamentos para mayores. La asistencia médica, fundamental a estas edades, está garantizada mediante las visitas periódicas de los especialistas. También está asegurada la atención durante las 24 horas. En caso de un problema de salud sobrevenido o urgente, se asistiría rápidamente a la persona mayor. Este servicio es uno de los que proporciona más tranquilidad a los familiares y amigos de las personas mayores.

 

 Asistencia médica

 

 

La cesta de la compra

 

Está claro que optar por un piso tutelado implica apostar por el hecho de que la persona mayor se va a mantener activa y con la intención de realizar determinadas rutinas de su vida cotidiana. Hacer la compra podría ser uno de esos hábitos saludables, pero has de saber que, cuando sea menester, esta se puede entregar a domicilio, con la máxima comodidad. En el entorno de los pisos comunitarios también hay establecimientos de comida en los que pueden ser preparados menús personalizados y por encargo (imagina, por ejemplo, que quieres organizar una comida especial de familiares o amigos...). Los platos, como sucede en un restaurante de alto standing, no van a defraudar. Además, estos espacios suponen una gran oportunidad para la socialización con otras personas similares.

 

  

 

Lavandería y aseo

 

Hay determinadas cuestiones de limpieza en las que también se ha reparado, ya que se puede hacer uso de un servicio de lavandería, el cual servirá para tener la ropa o las sábanas siempre en perfecto estado de revista. Como somos personas que gustamos de cuidar al máximo nuestra higiene personal, nos agradará saber que también podemos recurrir a servicios de peluquería y aseo.

 

 

 

El ocio

 

Por último, el piso tutelado cuenta en sus alrededores con espacios de esparcimiento, como jardines, en los que los mayores pueden pasear, descansar y, sobre todo, relacionarse con otras personas de su edad y entorno. También es posible pasarse por la sala de reuniones, en la que no solo se puede ver la tele, sino que también es viable navegar por Internet o practicar los juegos de mesa favoritos en comunidad.

 

 Ocio

 

 

Un plan de vida de lo más social

 

Las ocupantes de nuestras viviendas tuteladas son personas que se han caracterizado por sus ganas de vivir y haber llevado una existencia, junto a su familia y sus amigos, plena. Por lo tanto, es normal que quieran dar continuidad a esta forma de vida en sus nuevas casas. 

Así que no romper con el pasado es algo que vamos a apreciar enormemente. Poder sentirse activos y, en la medida de lo posible, "jóvenes", es fundamental para llevar una vida en condiciones y realizarse. Y es que la vejez solo es una etapa más y no supone el final de nada, sino la continuidad de nuestras aspiraciones. 

 

 

 

Autonomía

 

Los apartamentos para mayores, en consecuencia, favorecen esa autonomía necesaria para llevar el timón de la propia vida. Difieren de otras soluciones de alojamiento que se ofrecen a las personas mayores, en las que se les aleja de sus ámbitos vitales, lo que puede suponer un auténtico trauma. 

 

Tienes que valorar que la persona mayor quiere seguir sintiéndose útil y la fórmula del piso tutelado le permite no tener que cambiar sus hábitos básicos. En estas viviendas podrán seguir yendo a ver a sus amistades o visitando sus centros de ocio favoritos. Y, si requieren una ayuda en algún momento puntual, no tendrán más que pedirla. 

 

Además de los servicios de los que pueden disfrutar en los apartamentos para mayores, la calidad de vida dependerá de poder hacer las cosas a su aire. Entrarán a sus casas y saldrán de ellas cuando les venga en gana, de manera que se sentirán dueños de su destino. 

 

 

 

Establecer relaciones sociales

 

El hombre es un ser social y, para disfrutar de la vida, requiere relacionarse con otras personas. Generalmente, buscará sus contactos sociales por afinidades, como, por ejemplo, las que se establecen por motivos de edad. En estos pisos tutelados también vivirán otras personas, no solo de la misma generación, por lo que los vínculos sociales se crearán, como en las etapas vitales anteriores, de la manera más natural. Ya sabemos que la soledad es una de las principales enemigas de las personas mayores, así que facilitar estas relaciones en los espacios comunes y particulares de los pisos tutelados se convertirá en el mejor antídoto contra ella. De este modo, los mayores podrán hacer los planes, tanto dentro como fuera del recinto de los apartamentos. Como decía Frank Sinatra: "A mi manera".

 

 

relaciones sociales

 

En este ámbito, las visitas de los familiares y amigos serán un complemento perfecto para la vida social de los mayores. Serán muy parecidas a las que se producían en sus antiguas casas. No cabe duda de que esta posibilidad de realizar visitas siempre deja mucho más tranquilas a las personas que se preocupan por el estado de quienes residen en los pisos tutelados. 

 

 

 

La importancia de no romper con el entorno

 

Como ya te hemos dicho, los servicios de lujo que se ofrecen en los apartamentos para mayores también significa que se proporcionen en áreas que se encuentran bien localizadas y comunicadas. Al fin y al cabo, se trata de otro requisito más de la buena vida. 

 

Aunque sea para marcharse a un piso de lujo con todos los servicios, comprendemos que abandonar la vieja casa supone una especie de punto de inflexión, por lo que tenemos que facilitar la manera de afrontarlo. 

 

Los apartamentos para mayores no están situados en la periferia ni en zonas abandonadas. Al contrario, se encuentran en los barrios más exclusivos de Barcelona. Por consiguiente, podrás disfrutar del paseo por sus calles y no tendrás problema para, a cualquier hora del día, comprar el producto que necesites o acceder al servicio que requieras. Tampoco será difícil seguir quedando con las antiguas amistades y disfrutar con ellas al aire libre. 

 

De este modo, la transición hacia la vida en la nueva casa se hará de lo más llevadera. Podremos seguir gozando de los placeres de antes y sumaremos otros nuevos. Nuevos ambientes y nuevas amistades que se unirán a los que ya conocíamos. 

 

Los pisos tutelados garantizan la seguridad y, sobre todo, la capacidad de seguir disfrutando de una calidad de vida basada en un envejecimiento activo. 

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Últimas entradas
Imagen de seguimiento