Los recuerdos siempre contigo en tu piso tutelado

Lunes, 5 de Noviembre de 2018

Hacerse mayor es ir acumulando una buena cantidad de experiencias y recuerdos. Capacidades que a medida que pasan los años no hacen sino enriquecer nuestra vida y poder disfrutar aún más de ella. En especial cuando llega la época en la que se disfruta de más tiempo libre, tanto en solitario como con la pareja con la que hemos compartido buena parte de esos momentos.

 

Es muy importante saber atesorar esos recuerdos, y para ello nada como fabricar tu propia caja para guardarlos. Puedes programarlo como una actividad de manualidades en el piso tutelado. Hablemos primero de estos pisos y después veremos cómo puedes hacer tu caja de recuerdos.

 

caja de recuerdos

 

5 razones para elegir un piso tutelado

 

Hay montones de motivos por los que un piso tutelado es la mejor opción para vivir esta segunda juventud, tanto con tu pareja como en solitario. Aunque hemos seleccionado 5 de ellos, que consideramos que son las razones más importantes por las que un piso tutelado es una gran idea cuando se trata de guardar recuerdos y crear otros nuevos.

 

1- Una estupenda forma de conocer gente nueva

 

No hay nada como tener trato con personas de diversos antecedentes. Compartir experiencias y conocimientos enriquece de forma muy notable. Y en un piso tutelado se presenta la oportunidad de recibir a quienes ya se conocen en un entorno cómodo y agradable. Además de seguir conociendo gente nueva, vecinos que también están viviendo en estos pisos y con los que se pueden organizar todo tipo de actividades.

 

De hecho, el entorno de los pisos tutelados es más que propicio para dar paseos, conectar con los vecinos o quedar en algún punto para jugar, ver la televisión o simplemente charlar de forma amigable.

 

2- Excelente comunicación

 

La zona en la que se sitúa el piso de lujo siempre es ideal para disfrutar. Además de los servicios de los que se dispone en el edificio, el entorno ayuda mucho a sentirse a gusto, ya que cuenta con una buena comunicación, que facilita desplazarse de un lugar a otro con total comodidad. Este es uno de los aspectos que más valoran quienes se acaban de mudar, y en cierto sentido echan de menos su antigua vivienda. Saber que pueden moverse con libertad ayuda mucho a adaptarse a los cambios y el nuevo entorno.

 

3- Sentirse más libre

 

Vivir en un apartamento tutelado no coarta en lo más mínimo la libertad. Al contrario, ya que de hecho favorece la autonomía que todos queremos tener para sentir que tenemos las riendas de nuestra vida. Y es esta libertad la que permite continuar atesorando recuerdos de forma continuada, viendo antiguos amigos, pasando tiempo en familia o simplemente saliendo a dar una vuelta con la tranquilidad de no tener horario de vuelta ni restricciones de ningún tipo. En una sola frase, se trata de auténtica calidad de vida.

 

 

4- Zonas que invitan a vivir

Hablando específicamente de los apartamentos que gestionamos, podemos decir que se trata de lugares en los que todo está pensado para disfrutar. Situados en las mejores zonas de Barcelona, a las vivencias anteriores se le irán añadiendo con toda seguridad otras nuevas. Experiencias que enriquecen la existencia y que después se podrán ir comentando, e incluso debatiendo, con compañeros, amigos y familiares.

 

 

5-Adiós al aburrimiento

 

Finalmente, aunque como hemos dicho hay muchas otras razones, los pisos tutelados son muy interesantes para no sucumbir al aburrimiento. Este suele ser el principal problema que teneos todos. Y por eso los espacios tutelados son perfectos, porque hay montones de cosas para hacer, inventar y compartir. Una de ellas es la caja de recuerdos que vamos a elaborar, y que se puede programar como actividad compartida para que varios hagan la suya propia.

 

 

 

¿Por qué una caja de recuerdos?

 

Guardar recuerdos es una de las cosas más bonitas de la vida. Y cuando se han vivido muchos, tenerlos en un lugar al que acudir cuando nos apetece es una gran idea. De hecho, es algo sumamente importante porque nos habla de las situaciones que merecen la pena repetir, e incluso pueden dar ideas para otras nuevas. Esos viajes a destinos exóticos, los platos que se quedaron sin probar o rincones que marcaron un antes y un después en la existencia. En definitiva, los recuerdos son el resumen de lo que uno es, y como tal se merece estar en un sitio adecuado.

 

 caja de recuerdos piso tutelado

 

Una actividad perfecta tanto en grupo como en solitario

Lo bueno de una caja de recuerdos en un piso tutelado es que se puede quedar con gente para hacerla de forma conjunta. La sala común del edificio es un buen lugar en el que reunir los materiales y ponerse manos a la obra. Además, hay tantas opciones como personas, de modo que se puede hacer una gran caja para que cada uno ponga uno de sus recuerdos en común, o una más pequeña que tener a mano siempre. Por supuesto, también se puede hacer una caja como proyecto en solitario, una manera de disfrutar de esos momentos en los que se busca estar a solas pero también hacer algo.

 

Sea que elijas reunir a unos cuantos amigos, hacerlo en pareja o como proyecto individual, el resultado segur que va a ser fabuloso. Lo bueno es que queda demostrado que en un piso tutelado se pueden hacer estas manualidades y muchas más.

 

 

 

Ideas para hacer una caja de recuerdos

 

En este sentido hay que volver un poco a la infancia. La imaginación es el límite, junto al gusto personal. Habrá quien quiera hacer un baúl para guardar fotografías, recortes y pequeños objetos que colocar junto a la mesilla de noche. O se puede hacer una caja de madera decorada con una imagen evocadora, como un paisaje que se quedó grabado en la memoria o el próximo lugar al que se quiere viajar. En cualquier caso se va a disfrutar mucho del tiempo invertido.

 

- Materiales

Los materiales pueden ir desde el cartón hasta la madera. Como se busca algo que vaya a durar mucho tiempo, es preferible elegir este último para hacer la caja. También se pueden adquirir cajas listas para decorar en algunas de las tiendas que hay alrededor del piso tutelado. También hará falta un poco de pintura, pinceles y demás, que seguro que también está disponible en esas mismas tiendas.

 

 

- Cómo decorar la caja

También en esto hay una gran variedad. Puedes utilizar como base la decoración del cuarto en el que se va a dejar. Sobre todo si quieres que además de guardar tus recuerdos pueda integrarse con el entorno. Si quieres darle un toque especial, puedes añadirle algunos detalles e incluso utilizar una fotografía propia para la tapa, personalizando al máximo la manualidad.

 

Un regalo muy original

La caja de recuerdos puede ser un bonito regalo para cuando venga la familia a visitarnos. O acercarnos a ver a nuestros conocidos si nos apetece y llevarles un presente con el que tener a buen recaudo sus propios recuerdos. Seguro que lo sabrán apreciar, y nos permitirá recordarles que los seguimos apreciando.

 

 

 

Manualidades en pisos tutelados, una gran idea

 

Esta es solo una muestra de las cosas que se pueden hacer viviendo en un piso tutelado. Disfrutar de momentos de ocio productivo, con manualidades que después se pueden usar para muchas cosas. En este caso, una caja de recuerdos es una excusa perfecta para compartir momentos en la zona común, hablando de todo lo que se nos pueda ocurrir. Estrechando lazos tanto con las nuevas amistades como con quienes llevan algún tiempo conviviendo en el edificio. Incluso los responsables de estar al tanto de que todo funcione adecuadamente pueden unirse y hacer su propio proyecto o colaborar en el nuestro.

 

En cualquier caso, hacer una caja de recuerdos es una excelente excusa para romper con la rutina e invertir las energías que se tienen. Todo en un entorno seguro y protegido, donde se disfruta de la libertad de acción y muchas comodidades. Los pisos tutelados son de todo menos aburridos, razón por la que cada vez más gente se decanta por vivir en estas zonas cuando llegan sus mejores años. Esos en los que se pueden disfrutar de más tiempo libre después de una vida dedicada al trabajo o la familia. Cuando los recuerdos son mucho más que momentos y se comparte o se atesoran en una caja como la que acabamos de hacer.


Barcelona, una ciudad ideal para crear recuerdos

 

La ciudad de Barcelona es una de las más visitadas todos los años por personas de muchos rincones del planeta. Vivir en ella es todo un privilegio, y un piso tutelado no hace sino incrementar la sensación que genera en quienes la compartimos. A los servicios propios de Barcelona se le unen otros exclusivos de estos pisos, como recibir atención cuando es necesario y poder dedicarnos solamente a lo que nos gusta. Paseos por la calle, charlas animadas con gente interesante y un largo etcétera que sin duda aumentará a lista de recuerdos que podemos almacenar. Tanto en nuestra caja como en la memoria.

 

 

¡Crea tu caja de recuerdos en Artami!

 

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Últimas entradas
Imagen de seguimiento