Convencer a un ser querido para que se mude a un piso tutelado

Martes, 12 de Junio de 2018

Con el tiempo, puede suceder que los familiares que nos dieron todo su apoyo para impulsarnos en la vida pasen a necesitar ese mismo apoyo. Bien sea por temas de salud, de edad, de autonomía...llega el momento en que nos damos cuenta que es el momento de influir de manera constructiva en su bienestar. Es una situación compleja. Aunque nosotros podamos ver la necesidad de un cambio, en ellos surge el apego hacia su rutina conocida, en la que la persona vive anclada a sus recuerdos costumbres. Un piso tutelado puede ser la mejor opción para que sigan adelante, contando con todos los servicios que les hagan más fácil el día a día. Pero, ¿cómo transmitirles que esa pueda ser una la mejor opción? 

Convencer a un ser querido para que se mude a un piso tutelado

Para convencer a un ser querido de que se mude a un piso tutelado, te recomendamos ser sincero y aconsejar a esa persona cómo te gustaría que alguien hiciese contigo si estuvieses en su lugar.Puedes hacer un análisis de todas las ventajas que va a tener en ese nuevo espacio. ¿Cuáles son todos los beneficios que va a descubrir?

Compañía

El equilibrio entre estar acompañado y tener un espacio para uno mismo es una combinación presente en un piso tutelado. La persona tiene autonomía para decidir en cada momento dónde quiere estar. Tener la posibilidad de poner en práctica las habilidades sociales en el entorno próximo es algo esencial porque la amistad y el compañerismo rejuvenecen el ánimo y aportan nuevas ilusiones. Por lo tanto, puedes hacer una exposición cercana de este valor añadido que tu ser querido va a experimentar en su convivencia en el nuevo piso tutelado que es, en esencia, un hogar. Un hogar que está más preparado y adaptado a sus circunstancias presentes.


 

Pero, además, también podrás visitarle siempre que quieras. Es importante que insistas en este punto para que observe que, en lo esencial, su vida no va a cambiar en relación contigo. De hecho, es recomendable que acudas con él a conocer las instalaciones del centro y le acompañes en su proceso de adaptación con mensajes de refuerzo. Tú tienes tu vida, tus ocupaciones, tu trabajo y tus rutinas. Este familiar es muy importante para ti. Sin embargo, eres consciente de que no puedes ocuparte de él a tiempo completo. De hecho, es importante que cada persona tenga su propia independencia en la medida de lo posible. El hecho de que esa persona viva en un piso tutelado no significa delegar todo su cuidado en otras personas. Tu implicación personal y tu interés es real. Y esto es algo que notará tu familiar por medio de tus palabras y tus acciones en todo momento.

 

Autonomía

Cuando una persona mayor recibe la sugerencia de vivir en un piso tutelado, tal vez descarte esta opción porque tiene la creencia equivocada de que en el nuevo hogar no va a encontrar la libertad que tiene en su actual domicilio. Sin embargo, la autonomía es todavía mayor, puesto que todas las estancias del piso están perfectamente preparadas para garantizar la seguridad de la persona en sus desplazamientos y rutinas cotidianas.Por tanto, puedes explicarle que tendrá todos los recursos necesarios para practicar sus aficiones, disfrutar de la lectura, ver cine o quedar con sus amistades. Los pisos tutelados incrementan la felicidad de los mayores, precisamente porque cuidan todos los detalles de estética, seguridad y bienestar.


Además, este nuevo espacio también puede estar personalizado con detalles propios. Por ejemplo, fotografías familiares. Por ello, puedes explicarle que muy pronto sentirá como propio su nuevo hogar, sencillamente, porque todas las diferencias que note respecto de su propia casa serán una buena razón para seguir allí.

Una nueva experiencia

Tener una edad avanzada no significa renunciar a vivir nuevas experiencias. Sencillamente, porque la vida se define por un presente constante. Desde este punto de vista, puedes influir de manera positiva en esa persona a la que quieres sugerir que se mude a un piso tutelado si le explicas cómo puede cambiar su vida gracias a las novedades asociadas a esta experiencia, justo en un momento en el que la monotonía previsible era constante. ¿Qué puede ser más ilusionante que la idea de estrenar un nuevo hogar?

Abrazo padre, pisto tutelado

 

Es importante que no le impongas la decisión de vivir en un piso tutelado sin escuchar su opinión. Es esencial que respetes su voluntad. Sin embargo, para darle buenos argumentos puedes decirle que, simplemente, se dé la oportunidad de vivir esta experiencia y a partir de sus propias vivencias podrá valorar mejor todo aquello que tú quieres transmitirle.

Descanso 

La persona no tiene que ocuparse de tareas que tiene que hacer en casa. Por ejemplo, las labores domésticas. Después de toda una vida de esfuerzo y trabajo, el mejor premio de la vida en la plenitud de una avanzada edad es tener la oportunidad de descansar de obligaciones poco placenteras para dedicar todo el tiempo al cuidado personal, el disfrute, la amistad y los objetivos personales.

 

Pregúntale cuáles son sus sueños. Sin duda, estará en mejores condiciones para hacer realidad muchos de ellos en este momento. Porque esta calidad de vida suma tiempo al tiempo. Desde esta perspectiva, cuando hables con este familiar que es tan importante para ti, muestra tu deseo sincero de que disfrute de esta calidad de vida. Puedes decirle que su felicidad es tu propia felicidad.

Soluciones ante cualquier imprevisto

Imprevistos, convencer a mudarse a un piso tutelado


Cuando una persona mayor se plantea la posibilidad de vivir en su casa con una pérdida de la autonomía, generalmente, piensa en un ideal de vida en el que no ocurre ningún hecho imprevisto que altera su jornada. Sin embargo, la realidad es distinta y en la vida cotidiana existen hechos totalmente imprevisibles pero reales. 
Por ejemplo, la rotura de un electrodoméstico, una avería por una fuga de agua o cualquier suceso de estas características. Este tipo de imprevisto genera un estrés totalmente innecesario. Un estrés inexistente en un piso tutelado porque en ese caso, la persona tiene la garantía de saber que cualquier incidente será solucionado por los profesionales competentes. Esto produce una agradable sensación de calma y tranquilidad.

Esto es algo muy importante porque puede darse algún incidente en algún momento en el que tú estás trabajando. Si este familiar siguiese en su casa, este sería un motivo de intranquilidad para ti. Sin embargo, la certeza de saber que está bien cuidado te permite concentrarte en tus objetivos inmediatos. Además, puedes mantener una comunicación frecuente con los profesionales que trabajan en los pisos. El trato familiar es la esencia de este estilo de vida que conquista a tantos mayores y a sus familias.

Hacer nuevos amigos

Desde la posición de la edad, las personas tienen la experiencia de haberse despedido de grandes amigos de juventud. Sin embargo, la amistad es dinámica y cambiante. Así como no existe una única edad para el amor, tampoco existe un único momento para la amistad. Una de las ventajas de los pisos tutelados es que los residentes tienen la oportunidad de conocer a otras personas que se encuentran en un mismo proceso vital. Esto incrementa la empatía.

Hacer amigos, mudarse a un piso tutelado

Mientras que la soledad afecta al estado de ánimo, por el contrario, las nuevas amistades son un aliciente para mantener planes de conversación. De este modo, la persona entrena su propia mente con este aliciente de conocimiento interpersonal. Nuevos amigos con los que compartir recuerdos del pasado, pero también, con quienes sumar nuevas anécdotas. De este modo, cada vez que le visites tendrá nuevas anécdotas e historias que contarte. Y esto también es muy enriquecedor para vuestra relación. ¡Vuestras conversaciones serán más divertidas y amenas!

Será el perfecto anfitrión en su nuevo hogar y te recibirá con alegría en cada visita. También podrá recibir a los demás familiares y a sus amigos. Y, por supuesto, tiene disponibilidad de tiempo para salir a comer a tu casa el domingo (si deseas invitarle) o asistir a eventos familiares. Vivir en un piso tutelado es tener la máxima libertad para tomar decisiones, participando de manera muy activa en la vida familiar.

Un nuevo concepto de edad 

Aléjate de cualquier tipo de edadismo, porque los años no lo dicen todo de una persona. Y los mayores de hoy en día son un excelente ejemplo de cómo la juventud trasciende la frontera de la edad. Personas con ilusiones que viajan, estudian, hacen planes y tienen proyectos. Precisamente porque son conscientes de su edad, quieren vivir con intensidad este presente. Es un privilegio muy merecido.


Los pisos tutelados responden a esta nueva filosofía de vida en donde los mayores buscan nuevas soluciones para sentirse autónomos y dueños de su tiempo. Anima e impulsa a ese familiar para que sea optimista y aproveche todos los recursos que tiene a su alcance en un piso tutelado dotado con las mejores comodidades.

Por tanto, evita cualquier tipo de sobreprotección emocional y observa con admiración la edad de este familiar que gracias a su experiencia siempre tiene nuevas cosas que enseñarte. Y ahora puede darte una nueva lección: la importancia de la adaptación al cambio al abrir nuevas puertas. Las puertas de un nuevo hogar que estará a la altura de sus expectativas desde la perspectiva de la comodidad, el bienestar y la salud. Los mejores apartamentos con servicios para vivir algunos de los mejores años de la vida

 

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Últimas entradas
Imagen de seguimiento