Apartamentos para mayores: ahora que puedes, disfruta tu tiempo

Miércoles, 2 de Marzo de 2016

 

Has trabajado mucho y has logrado casi todo lo que te has propuesto. Si has perdido algo, a la vez has aprendido otro tanto. Ahora que te has retirado, comienza una nueva etapa. Un tiempo de júbilo. Lo único que, de seguro, deseas a esta altura del camino es sentirte protegido y cuidado por el resto de tu vida, ¿verdad? En este sentido, los apartamentos para mayores pueden resultarte una alternativa saludable y segura. ¿Lo habías pensado alguna vez? Si no lo habías hecho antes, ha llegado tu hora.

 

 

 

En pleno siglo XXI, los adultos mayores, definitivamente, han dejado de ser considerados improductivos o ciudadanos de segunda o fuera del sistema, sencillamente porque siguen activos y porque, a ciencia cierta, no han quedado fuera de nada. La palabra “jubilación” proviene del latín “iubilum”, que significa alegría, júbilo. Es decir, la idea del retiro laboral tiene estrecha relación con cierta sensación de dicha, con el gozo de las pequeñas cosas y, sobre todas las cosas, la plena satisfacción de haber llegado a esta etapa, con la tranquilidad y la complacencia que otorga el haber cumplido con creces la misión que cada cual ha tenido en esta vida a nivel personal, en el ámbito familiar, del trabajo e, incluso, a escala social.

 

 

 

 

apartamentos tutelados

 

 

 

Si estás pasando los sesenta y cinco o setenta años, entenderás que ha llegado la hora del goce de todo aquello que, anteriormente, ansiabas hacer y, al final, no hacías por falta de tiempo, que siempre cotiza en oro, en esta sociedad que vive apurada para llegar a ninguna parte. ¿Algunos ejemplos? Malgastar, a tu modo y estilo, tus ratos libres; programar celebraciones familiares (en especial, con los nietos), abocarte al placer de la buena lectura, viajar a sitios interesantes alrededor del mundo, aprender un idioma o a tocar un instrumento musical, hacerte coleccionista de algo o cultivar un hobby; aprender, finalmente, a usar el ordenador, apuntarte en un curso o taller (de fotografía, historia del arte o pintura decorativa) y contar con más y mejores momentos de diversión junto a los amigos de siempre, entre muchas otras actividades placenteras.

 

 

 

 

 

¿Cómo liberarse de las obligaciones y disfrutar más de la vida?

 

 

 

Parece sencillo, pero la mala costumbre que hemos incorporado, de haber recorrido toda una vida cumpliendo con mandatos sociales, familiares o fruto de nuestra propia exigencia, nos ha llevado a vivir como en piloto automático. Sí, hacemos cosas automáticamente, sin siquiera detenernos a pensar si nos place hacerlas. ¿Te has dado cuenta de que más de la mitad de las actividades que realizas a diario son producto de la maldita rutina? Si no espabilas a tiempo, te perderás la oportunidad de tomar las riendas de tu vida y dedicarte a saborear cada instante, sin tener que preocuparte por aquellas tareas cotidianas que restan placer a tus días.

 

 

 

Porque, si todavía no te has enterado: las tediosas tareas del hogar, como cocinar, limpiar, lavar la ropa u ordenar el apartamento, entre muchas otras a las que se suman las tantas preocupaciones domésticas que ellas traen aparejadas, te quitan cabeza y roban energías que bien podrías aprovechar haciendo lo que más te gusta. Por eso, ahora que puedes, ¡libérate ya de tus obligaciones y disfruta de tu tiempo!

 

 

 

 

pisos tutelados

 

 

 

  

Espíritu joven: todavía tienes la vida por delante

 

 

 

Las sociedades modernas han construido un cliché de la vejez que poco o nada identifica a los adultos mayores de hoy en día. Porque, seamos honestos: aquello del viejito de bastón, sentado en una plaza o parque, dando de comer a las palomas y aguardando el inminente fin de sus días está a miles de kilómetros de la realidad actual. Es una imagen bastante pobre o, por lo pronto, muy incompleta de la etapa de envejecimiento natural que tiene la mayoría de los españoles.

 

 

 

En la actualidad, los mayores de setenta, ochenta y muchos más años, que logran mantenerse todavía jóvenes de espíritu, conservan una actitud positiva y optimista ante la vida que, sin lugar a dudas, les lleva a sentirse activos, útiles, alegres y con deseos de continuar teniendo proyectos, algo fundamental para conservar la mente sana, incluso en un cuerpo que, por el inevitable paso de los años, padece de algún achaque típico de la edad.

 

 

 

José Manuel, de Barcelona, lo tiene claro. Ha pasado los setenta hace algunos años, es viudo y, pese a que ya no tiene el cuerpo o la energía propios de la mediana edad, todavía hace planes con miras al futuro. “Lo único que me preocupa, a estas alturas de mi vida, es quedarme solo, permanecer aislado o desatendido, si me accidento en la bañera de casa o caigo en cama por una semana, a causa de un fuerte resfriado. Tampoco me gustaría, llegado el caso, ser una carga para mi familia. Ellos tienen otra edad y su propia vida y no quisiera causarles molestias”, confiesa. Muchos tienen las mismas preocupaciones. Para ellos, los pisos tutelados para mayores son una opción válida que puede sumar calidad de vida a personas que, como José Manuel, se sienten dinámicos y llenos de vida y no quieren perder su independencia y autonomía.

 

 

 

 

 

Apartamentos para mayores: el oasis al que ansiabas llegar

 

 

 

Se trata de pisos (en venta o alquiler) con espacios y servicios exclusivamente pensados y diseñados para personas mayores que necesitan contar con tiempo destinado a sus propias actividades recreativas, cuidados médicos (indispensables en esta etapa de su vida), confort y seguridad en el más amplio sentido de la palabra. Eso es: sentirse a resguardo en caso de accidentes o enfermedad. Eso, en la vejez, resulta indispensable; algo que los referentes de la edad adulta requieren para ganar en calidad de vida.

 

 

 

Son tendencia mundial en el mundo occidental, en sociedades modernas en las que, gracias a los adelantos de la medicina, los altos índices de longevidad y el cambio de paradigmas en torno al normal envejecimiento, los mayores ya no son objeto de descarte sino sujetos con derecho a un apropiado cuidado de su salud, al tiempo libre, a una vivienda adecuada y adaptada a sus necesidades y al goce en general.

 

 

 

 

Sin dudas, este tipo de alojamientos constituye y provee de un mejor estilo de vida en esta etapa especial en la que, después de haber vivido plenamente y haber recorrido un largo camino, el descanso es merecido y la tranquilidad, un valor muy preciado. En este sentido, los apartamentos tutelados para mayores ofrecen soluciones a los problemas domésticos, de salud o de cualquier otra índole que surgen, evidentemente, con el paso de los años. 

 

 

 

 

pisos tutelados

 

 

 

Servicios que pueden cambiar tu vida

 

 

 

Si dejaras de preocuparte por el pago de las cuentas, las refacciones de tu casa, el plato principal de la cena de esta noche, la limpieza del comedor diario o el planchado de la camisa que lucirás mañana, ¿qué cantidad de horas al día recuperarías para dedicarte a ti? Unas cuantas, ¿verdad? Efectivamente, no estar al tanto ni a cargo de las tareas hogareñas puede resultar una gran ventaja a esta altura de tu vida. ¿Lo habías pensado?

 

 

 

En los apartamentos tutelados para mayores, los múltiples y variados servicios que se ponen a tu disposición, tienen por objetivo facilitarte la vida. Por dar un ejemplo, Las Arcadias, de Barcelona, cuenta con un exclusivo y elegante restaurante, donde se sirven saludables y exquisitos menús (adecuados al gusto y a las cuestiones de salud de cada cual); servicios de lavandería y de limpieza; vigilancia las veinticuatro horas, todos los días del año; un destacado servicio de enfermería con excelente atención y cuidado permanentemente; salas de hidroterapia y masajes; un gimnasio con profesionales especializados en gente mayor que te ayudarán a mantenerte activo y en forma; una conserjería dispuesta a ayudarte en todo lo que necesites; una recepción a cargo de tu correspondencia (también de reservar entradas para el teatro o de cancelar un turno médico) y un responsable de mantenimiento velando por el correcto funcionamiento de todas las instalaciones. Además, cuenta con diversos espacios comunes, destinados a disfrutar de lo diario. Ellos son: salones donde conversar y recibir invitados; sala de juegos donde jugar a la baraja; sala de televisión, donde disfrutar de una película junto a otros residentes; comedores privados; biblioteca donde relajarse y leer; habitación de invitados y sala de visitas; capilla; sala de internet; parking (estacionamiento); trasteros y, como si esto fuese poco, jardines y terrazas con excelentes vistas de Barcelona.

 

 

 

 

En definitiva, son pisos en los que está todo a tu disposición. ¿Qué queda a tu cargo? Disfrutar de tu tiempo, de cada uno de tus días por venir, sin obligaciones ni horarios que te restrinjan y vivir sin ataduras. Ya has trabajado y vivido lo suficiente como para seguir pendiente de algunas cuestiones que solo te incomodan y restan tiempo y energía vital.

 

 

En resumen, los pisos para mayores no son nada del otro mundo ni algo a lo que haya que tener miedo por desconocido. Cada vez hay más en toda España y han logrado cambiar la vida a miles de españoles longevos. Y tú bien lo sabes: ¡también pueden cambiar la tuya!

 

 

 

 

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Últimas entradas
Imagen de seguimiento