Lo que Wikipedia no explica sobre los pisos tutelados para mayores

Miércoles, 20 de Mayo de 2015

Daniel tiene 70 años. Hace cinco que dejó su empresa familiar en manos de sus hijos y ahora disfruta de la vida y el tiempo libre, de sus hijos y sus nietos, de sus amigos… Su mujer, Montserrat, aún no se ha jubilado de su trabajo como funcionaria, pero, a sus 55 años, ya piensa en un retiro próximo y en compartir con su marido aficiones, viajes y tiempo juntos. Actualmente, viven en el centro de Barcelona y tienen una buena posición económica, que les permite, por ejemplo, contar con una asistenta para las tareas de limpieza del hogar o un jardinero para mantener su parque privado.

 

Sin embargo, Daniel y Montserrat son muy previsores y ya han comenzado a pensar cómo será su futuro. Tienen claro que quieren seguir viviendo en el centro de la ciudad, como llevan haciendo toda su vida, y no quieren depender de nadie, además de contar con facilidades y comodidades que les permitan disfrutar de su día a día de manera feliz, tranquila y sin sobresaltos. Después de mucho buscar, deciden asesorarse y ambos comienzan a pensar en que la mejor opción puede ser la de instalarse en alguno de los pisos tutelados para mayores existentes en la capital catalana.

 

 

pisos tutelados

 

Y es que este tipo de pisos son los elegidos por cada vez más personas mayores, que desean mantener o, incluso, mejorar su calidad de vida; al tiempo que siguen conservando su autonomía, libertad, intimidad e independencia. La cada vez mayor esperanza de vida entre la población y su envejecimiento hacen necesario que las empresas ofrezcan soluciones adaptadas a los nuevos mayores, activos en lo que a su vida diaria y ocio se refiere.

 


Los pisos tutelados para mayores son siempre independientes. Cuentan con servicios de atención permanente y con una serie de servicios y actividades que favorecen el desarrollo personal, la integración social, la seguridad y los cuidados médicos y sanitarios necesarios. Cabe destacar la alarma médica 24 horas; los servicios de enfermería, fisioterapia, podología o peluquería; la terapia ocupacional; el club social; la biblioteca; y la sala de informática.

 

 

independencia 

 

¿Son solo para personas autónomas o también para discapacitadas? Las instalaciones están adaptadas a las personas mayores, con algún tipo de discapacidad o sin ella. Existen pisos de todos los tamaños: estudios, viviendas o apartamentos; con uno o dos dormitorios, salón, cocina y un baño adaptado. Todos cuentan con teléfono, conexión a Internet y televisión. La decoración es familiar y puede ser personalizada por los inquilinos, incluso, con su propio mobiliario. Por supuesto, estos pisos son aptos tanto para personas autónomas como con dependencia. Para ello, cuentan con ascensor, baños amplios y con medidas de seguridad, supresión de barreras arquitectónicas, etc.

 

 

¿Dónde se sitúan estas casas? Los pisos se encuentran dentro de un complejo que posee zonas comunes para ocio: extensos jardines para pasear, locales donde reunirse con los vecinos y pasar un agradable rato e, incluso, en algunos casos, instalaciones deportivas (piscina o gimnasio con aparatos destinados a la gimnasia para personas mayores). Como no podía ser de otra manera, los residentes pueden entrar y salir de la vivienda libremente, así como recibir visitas de familiares o amigos cuando lo deseen. También pueden contratar servicio de limpieza o ayuda doméstica (en mayor o menor grado), en función de sus necesidades y deseos.

 

 

autonomia 

 

La alternativa de los pisos tutelados es la mejor para los mayores, como Daniel y Montserrat, que desean mantener su libertad, autonomía y seguridad. Con ella, los mayores pueden continuar disfrutando de una vida activa, libre y plena.

 

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Últimas entradas
Imagen de seguimiento